Todo software es político

En la medida en que [con el software libre] estás apostando por una visión del mundo diferente de la que te plantean las empresas de software privativo, hay una forma de pensar la cultura. Si pensás que la cultura es un producto colectivo, que el conocimiento se nutre compartiendo, que compartir es un bien mayor para la sociedad que impedir el acceso al conocimiento, que el derecho a leer, aprender, estudiar es válido por encima del derecho de una corporación a mantener su conocimiento oculto, entonces estás optando por una visión del mundo. Si esta es tu visión del mundo, el software libre es tu amigo.

Eso, entre otras cosas, dijo Beatriz Busaniche, de Vía Libre, en una entrevista que iba a publicar primero acá pero que, gracias a Miguel Graziano (No publicable), Twitter y las casualidades, salió ayer en el diario platense Diagonales y puede leerse en este link.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Carta documento

—Hola, ¿Lucas? —preguntan al teléfono demostrando que el apellido puede ser difícil de recordar.

—¿Sí?

—¿Cómo está? Le habla el doctor [inserte un apellido que usted considere correcto para un abogado]. Hablamos ayer, ¿se acuerda?

—Sí, claro. ¿Qué tal?

—Quería saber si pensaban hacer algo con lo que hablamos, si iban a publicar algo.

—Lo hablé con el editor y el consideró que es información que ya habíamos publicado en la nota anterior, y la verdad es que lo que hablamos no suma nada nuevo.

—Es que me interesa que lo publiquen porque así estaría ejerciendo el derecho a réplica, estarían las dos campanas, ¿me entiende?

—Sí, entiendo, pero lo que hablamos ayer ya lo habíamos publicado. Es cierto que no había hablado con usted, pero la postura de su cliente estaba expresada.

—A nosotros nos interesaría que se publique nuestra voz. En todo caso… —el tono de voz cambió, se volvió algo más lejano— no es que tenga un problema personal con su trabajo, pero en todo caso voy a tener que enviarles una carta documento.

—Está bien. Como le parezca, no hay problema.

—No es que cuestione su trabajo, pero voy a tener que utilizar los recursos judiciales que tengo.

—Sí, no hay problema.

—Bueno, le agradezco que me haya atendido.

—No, por favor.

La carta documento jamás llegó.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Gato encerrado

Nota publicada en la revista THC de abril de 2009

A veces, en la Villa 21-24 de Barracas, quienes se acercan a la parroquia Nuestra Señora de Caacupé van en busca de bastante poco. Ana, por ejemplo, fue porque quería tomar un mate cocido. A media mañana ya se había terminado. “Se nos secó el río”, avisaban en la puerta. Pero se fue con algo más. Tras una charla con el padre Juan Isasmendi, salió con la cara cubierta de lágrimas y el compromiso de volver para sumarse a uno de los grupos terapéuticos que asisten a consumidores de paco. No fue necesario obligarla.

Pero la decisión no siempre es la misma. Así lo evidencia el caso de uno de los chicos de la ranchada que hay al fondo de la villa. Se acercó a la parroquia con una mochila colgada del pecho, una campera que le caía sobre la espalda desde la cabeza y un cigarrillo entre los labios. A falta de mate cocido, rescató un sandwich, un caramelo y encaró para el lado de la avenida Zavaleta a buscar al resto de los pibes. Lo dice el padre Juan: “Cada uno tiene una manera única de salir y hay que respetarla”. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Alucinaciones

Apenas llegados, vinculados por esa pasión poderosa, ya muchos de los periodistas se desprecian entre sí en un tiempo de extensión imprevisible —un mes, un año, cinco años— la mayoría odiará a casi cada uno de los otros y habrá construido su red de supervivencia en un universo competitivo, cruel y más de una vez degradante. Pero al comienzo, ¡ah, al comienzo!, todos sueñan que esa vez sí, esa vez se podrá; que con Fulano y Mengano y Zutano se podrá; que ese equipo impar encontrará el modo de hacer equilibrio entre los intereses de la empresa y la función social del periodismo; que allí el talento podrá lucirse y construir autores; que allí habrá libertad para decir dos o tres verdades, para escribir extensas piezas de periodismo narrativo; que allí se conformará una comunidad con los lectores que, caramba, podría cambiar el curso de la historia. Y otras alucinaciones por el estilo.

Noticias de los Montoneros, Gabriela Esquivada, página 138

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Los medios, duros

En la tarde de ayer la Policía Bonaerense decía haber dado un paso más en lo que el gobernador de la provincia, Daniel Scioli, llama la guerra contra el narcotráfico. Según informaba la propia fuerza y reproducían los medios, en Villa Gesell habían sido detenidos cuatro delincuentes que se dedicaban al robo de casas y a los que se les secuestraron armas, celulares, dinero y 85 tizas, por un total de 850 gramos, de brolanfetamina. Las imágenes de los detenidos y del material incautado comenzaron circular en los canales de noticias bajo el título de “una nueva droga llega a la Costa”.

Si el incidente del Grog XD en C5N había generado risa fue porque se trataba de un absurdo. Nadie que lo pensara apenas unos segundos podía creer cierto que se preparara un trago utilizando querosene y ácido sulfúrico como ingredientes. Sin embargo, el canal emitía esa receta como una verdad. Esta vez la desinformación era más sutil.

Eduardo Feinmann presentó el secuestro de brolanfetamina (DOB) como el de una “nueva y peligrosa” droga sintética. “La nueva droga del verano”, titularon en el noticiero de América TV. Se repetía que se trata de una droga parecida al cristal met (sic.) o que venía a reemplazarla. Se recurrió a uno de sus nombres de fantasía, la pastilla del miedo, y enseguida se hizo la relación con la efedrina que pasó de los antigripales a la fama luego de que se desbaratara un laboratorio en Ingeniero Maschwitz. También se dijo que la dosis, una medida vaga, se vendía en la costa a 300 pesos y que es un poderoso alucinógeno. La seriedad y la alarma impostadas para hablar del tema trataban de convencer sobre la veracidad de cada palabra.

Como apoyo, en C5N entrevistaban a Marcelo Peretta, secretario del Colegio de Farmacéuticos de la Capital Federal y director de la Escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides. Peretta, fuente consultada con asiduidad por los medios, explicaba los efectos de las anfetaminas. Feinmann, en un intento por demostrar su grado de información sobre el tema le dijo que había leído en un documento del gobierno mexicano que la brolanfetamina y el clorhidrato de brolanfetamina estaban relacionados con el LSD y el MDMA, conocido como éxtasis. “¿Esto es así?”, preguntó.

—Por supuesto —contestó Peretta, sin explicar cuál es esa relación.

Lo que Feinmann había visto en Internet es en realidad un instructivo de la aduana de México en el que se explica qué cosas puede ingresar un pasajero a ese país. Allí se incluye un listado de las “sustancias consideradas psicotrópicas” y en el que la única relación que hay entre esas drogas es espacial y casual. La lista está confeccionada por orden alfabético y en dos columnas, sólo el azar quiso que la brolanfetamina quede a la izquierda del LSD y el clorhidrato de brolanfetamina, junto al MDMA. La confusión es fácil, pero puede evitarse si además de buscar en la Red se leen los resultados.

Tampoco es, como se difundió con faltas de ortografía, crystal meth o cristal de metanfetamina, una droga de producción más sencilla y de un consumo diferente al del MDMA. La famosa causa de la efedrina había hecho hablar a los medios sobre esta sustancia, bastante difundida en Estados Unidos y Europa y, en menor medida, en México. La efedrina es un precursor utilizado para su producción y que hasta el incremento de los controles gubernamentales era bastante más fácil de conseguir en la Argentina que en Estados Unidos, donde por ese motivo su valor es mucho más elevado. El retrato de ese mercado puede encontrarse mejor expresado en obras de ficción como la genial serie de televisión Breaking Bad antes que en los medios nacionales.

La brolanfetamina y el éxtasis, en ciertas circunstancias, pueden compartir alguno de sus efectos, pero no mucho más. Aunque se trata de compuestos bien diferentes, la primera es usada en ocasiones para adulterar a la segunda o es directamente vendida como si lo fuera. Ese engaño implica un riesgo para el consumidor: mientras que el efecto del éxtasis se manifiesta entre 20 y 60 minutos luego de su consumo, la brolanfetamina demora unas 3 horas, lo que puede llevar a una innecesaria y riesgosa repetición de la dosis.

El Servicio de Información sobre Sustancias Psicoactivas de la Universidad Federal de Ciencias de la Salud de Puerto Alegre (PDF) sostiene que “muchos problemas relacionados al abuso de sustancias psicoactivas podrían evitarse si las personas se informaran”. Desde el organismo se señala que la dosis considerada normal de la brolanfetemina, que comienza en 1 miligramo y llega a 3 en los usuarios crónicos, tiene un efecto que se prolonga entre 8 y 24 horas. Su consumo produce sensación de bienestar, incremento de la energía, de la actividad visual y auditiva, y mejora la percepción de colores y texturas. Dosis mayores pueden provocar calambres, alucinaciones, pérdida de la memoria y comportamiento irracional y violento. Mientras que una sobredosis puede derivar en convulsiones, espasmos vasculares, vómito y diarrea.

A pesar de que se trata de una droga poco habitual, no es nueva: fue sintetizada por primera vez 1967. La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), dependiente de la ONU, ubicó en su Convenio de 1971 a la brolanfetamina en la Lista I de sustancias. Eso significa que los países que adhieren a la convención “prohibirán todo uso, excepto el que con fines científicos y fines médicos muy limitados hagan personas debidamente autorizadas en establecimientos médicos o científicos que estén bajo la fiscalización directa de sus gobiernos o expresamente aprobados por ellos ”, entre otras limitaciones.

Los registros oficiales de la JIFE detallan(PDF) que entre 1997 y 2001 sólo Australia había comunicado la existencia de unos pocos gramos de brolanfetamina, mientras que para 2008(PDF) era Estados Unidos el único que informaba la existencia de 30 gramos en manos de sus fabricantes. Sí, es cierto que se trata de algo prohibido, lo que hace pensar que su información no es algo común. Sin embargo, los mismos datos indican que había registrado un stock de 558 gramos de MDMA en EE.UU. y otros 99 que se repartían entre Irlanda, Suiza e Israel.

En los medios también parecía excesivo el precio que se le adjudicaba al “nuevo peligro para los jóvenes”: “Pagan 300 pesos por dosis”, se repetía. Nadie explicaba cómo se llegaba al cálculo tratándose de una “droga nueva”, al menos en el mercado de la Costa Atlántica. Una rápida búsqueda alcanza para poner en duda el dato: una sustancia más demandada, como el éxtasis, tiene un valor de unos 50 pesos, según coinciden datos de decomisos previos y fuentes consultadas, también con rapidez, vía Twitter, que aseguran que la inflación no golpeó fuerte en ese rubro. Una sustancia con menos demanda y que en ocasiones se usa para adulterar el MDMA no debería ser más costosa. En todo caso, la policía logró más de lo que se puede esperar de los medios: les hizo un favor a quienes iban a ir en busca de un bicho y podían caer en la brolanfetamina, con lo que evitan riesgos para su salud y su billetera.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Desmonte

Nota publicada en la edición 14 de la revista THC

F. sabía que asumía un riesgo. Lo supo cuando hace poco más de un año decidió aprovechar la independencia de la casa materna para dejar de fumar paraguayo y empezar a cultivar sus propias plantas. El comienzo fue como un juego, probar con unas semillas para ver si era posible, ver qué salía. Pero la real dimensión del riesgo que implicaba, dice él, se le apareció recién un viernes de principios de febrero pasado. Fue cuando salió a estudiar al balcón del quinto piso que alquila y notó que desde la terraza de arriba lo miraba el encargado del edificio acompañado de cuatro policías de la Federal. “¿Vos sos F.? Quedate ahí”, le ordenaron, mientras uno de los uniformados le sacaba fotos a sus seis macetas con un celular. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Florero

—Es mi plata y con mi plata hago lo que quiero —gritó el gordo.
Visto desde lejos, los prejuicios indicaban que no estaba borracho. Se lo veía prolijo, con camisa limpia y adentro del jean. Pero la apreciación habría sido errónea. Despatarrado sobre el asiento del tren, estiraba las palabras que pronunciaba para un interlocutor invisible.  Mientras decía que con su plata hace lo que quiere se llevó la mano derecha al costado de la oreja, como si hablara por teléfono.
-Síííííííí, daaaale cinco pesos. Nooo, no, mejor daaaaaale diez —ordenó.
Cortó la conversación imaginaria y puso una pierna sobre el asiento que tenía enfrente. con lo que  logró que el policía que se había recostado contra la puerta empezara a mirarlo mal. Cuando apareció el vendedor de bebidas, el gordo murmuró algo. Hacía calor, tenía sed y le compró una Quilmes. Después pasó el florista y le pidió una rosa amarilla. La maniobra para pagar no fue fácil: se le cayó la billetera y estuvo a punto de perder el equilibrio al tratar de levantarla. Lo logró, se la puso en el bolsillo trasero del pantalón y volvió a desarmarse sobre el asiento. Dio varios tragos y dejó la Quilmes sobre el marco de la ventanilla. Con cierta cara de preocupación, olió la rosa y, en una metáfora que no termino de entender, la colocó en la lata de cerveza, como si la pusiera en un florero con agua.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De paso

No hay por qué respetar, ni por qué comprender, ni por qué perdonar; eso compete a las autoridades policiales y edilicias, no a nosotros los transeúntes. Buenos Aires no tiene siquiera conciencia de lo que es la intimidad y el secreto, y propaga con la misma indiferencia los anuncios de mercaderías y las noticias de los escándalos domésticos. En Buenos Aires todo está a la vista y es conocido; por eso todo nos interesa apenas y por poco tiempo. Carece de ayer y no tiene forma adulta. De esa falta de forma adulta, de plenitud de vida interior, nace su ilimitada y loable esperanza en lo por venir, que tanta grandeza material representó para la urbe. De esa falta de plan orgánico nace la intrascendencia y superficialidad de la vida en Buenos Aires.

Ezequiel Martínez Estrada, La cabeza de Goliat

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Puta madre

La mujer sube al tren en Avellaneda y contrasta. Es lo primero que hace al pisar el vagón. Después le alcanza con su presencia para generar sorpresa. Va vestida con una musculosa de la Selección de hockey femenino y una pollera. Parece salida de un partido de veteranas de algún country, pero está parada en un tren camino al sur del conurbano. Está bronceada y tiene la espalda, los brazos y las piernas desarrollados por el deporte. De la mano lleva al hijo, cinco años, no más. Rubio, ojos claros, remera amarilla suelta, como le queda la ropa a los chicos de esa edad a los que la familia puede comprársela. Se sientan, ella en un asiento y el nene en el de adelante. Dura sentado apenas unos segundos. Da un salto, se arrodilla y se da vuelta. Estira una mano y la madre le deja el celular. Él lo abre, lo mira.

−Devolveme el teléfono, Nahuel. Sí, otra vez un Nahuel.

−No −responde.

−Dámelo porque te lo van sacar de un tirón.

−No, no me lo van a sacar.

−Sí, van a pasar corriendo y te lo van a robar.

Cuando era chico las madres decían que algo era “caca” cuando no querían que sus hijos lo tocaran. No importaba qué fuese. “Eso no, eso caca”, decían. Mi vieja nunca estuvo de acuerdo con eso, con mentir. No sé si sus motivos eran éticos o prácticos. Si no quería mentirme o temía que el engaño generara consecuencias no deseables, como hacerme creer que un enchufe no era un enchufe sino una deposición. Ella, en cambio, prefería explotar la posibilidad de que algo sucediera, algo real. “Dejá eso porque lo vas a romper”,  era su amenaza. Ahora aparece una nueva en las bocas maternas. Ni “caca” ni el hombre de la bolsa. “Te lo van a robar”, advierten. Y en un solo movimiento generan miedo e inoculan el germen de la idea de propiedad privada.

Pero Nahuel tiene una respuesta. La habrá escuchado antes en algún lado y ahora se la repite en la cara a su madre.

−Puta, puta, puta, puta, puta, puta, puta −le dice hasta que ella le saca el celular de un manotazo.

uardia. Efectivos de Infantería fueron apostados para impedir que los familiares llegaran hasta la seccional.

Un motín terminó con cuatro detenidos muertos en una comisaría de Lomas del Mirador, partido de La Matanza. Además, al cierre de esta edición, otro preso y dos policías se encontraban graves. Según trascendió, el estado de uno de los efectivos sería “irreversible”. Las víctimas fatales fueron identificadas como Carlos Frías, David Moreira, José Luis Moya y Fernando Butala.

El comisario general Salvador Baratta, titular de la Superintendencia de Coordinación Operativa, dijo que el motín se originó luego de que se descubriera un intento de fuga. Todo sucedió ayer a la tarde, en la seccional situada en la esquina de Quintana y Tapalqué, donde había dieciocho detenidos alojados, cuando sólo había lugar para diez.

“Durante una requisa se descubrió un comienzo de boquete en una de las paredes del patio. En ese momento se quiso alojar a los detenidos a los calabozos para poder seguir con la revisión en forma correcta”, explicó Baratta. “Cuando los detenidos ingresaron al sector de celdas comenzaron con un principio de incendio. En estos lugares puede haber frazadas, telas, sábanas y otros elementos que tuvieron una combustión rápida, por lo que el personal comenzó a evacuar los calabozos”, agregó el jefe policial.

“Los efectivos fueron ayudados por el personal de bomberos voluntarios de la zona y se logró rescatar a todos los detenidos de la zona de calabozos y derivarlos al hospital Paroissien”, sostuvo Baratta. Fueron tres camiones de los bomberos voluntarios de La Matanza los que llegaron al lugar.

En tanto, para hacer más rápido los traslados, los policías detuvieron la marcha de un colectivo de línea, hicieron

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Burradas

Tres burradas escuchadas y leídas en un día de ligero consumo de medios.

  1. En América 24, Toti «la tenés adentro» Pasman dijo que «el partido se jugará a las 19.10 de la tarde». Porque a las 19.10 de la mañana es un horario inhumano para la práctica deportiva.
  2. El mismo canal pasaba un informe sobre la mujer asesinada en un intento por robarle su auto. El título fue: «Otra mujer fusilada por el auto». En fin, la vieja historia del hombre contra la máquina. Supongo.
  3. Y la nota más importante de Crítica, el título principal de su portada de ayer, incluye un párrafo antológico:
    La cifra, entre otros datos que arroja el informe, configura el primer pantallazo total realizado por la comuna para multiplicar la prevención del dengue en Buenos Aires y evitar, de antemano, un escenario peor que el ocurrido durante el último verano, cuando la ciudad llegó a tener 231 casos confirmados de dengue, un total inédito en la historia reciente de Buenos Aires y un llamado de atención para el próximo período estival.
    Lo de «evitar, de antemano» es algo que suma. No es lo mismo evitar algo cuando ya ocurrió que evitarlo de antemano, es sabido. Si bien eso es un detalle destacable, el resto de la construcción cuenta con un barroquismo, una complejidad, un… un algo que lo hace casi una obra para pocos, críptica, al límite del idioma.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized